Entradas populares

jueves, 22 de junio de 2017

ALGUNAS NOTAS PUBLICADAS EN MARZO DE 1968.

CURIOSIDADES ELÉCTRICAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Como era costumbre, el Sindicato Mexicano de Electricistas, emplazaba a huelga, con motivo de la revisión a su contrato colectivo de trabajo, mismo que, entre otras cosas contaba con la demanda del aumento salarial. Esto no fue la excepción en el curso del primer trimestre de 1968, de ahí que en El Sol de México. Y en su edición del 1° de marzo de aquel año de 1968, se publicara la siguiente nota:


   Al día siguiente, hubo oportunidad de leer otra, misma que detallaba los aspectos relacionados con la solicitud en el incremento laboral, como sigue:

  
   Y desde luego, como por aquella época, el C. Secretario General era el antiguo compañero Luis Aguilar Palomino, no faltaron para él una serie de opiniones, a favor y en contra, tanto al interior como al exterior del propio espacio sindical. En ese sentido, y en las propias páginas de El Sol de México, en esta ocasión en la edición del 28 de marzo mismo, el Lic. Carlos Sodi Serret, quien era a la sazón Profesor de Práctica Jurídica en la Escuela Libre de Derecho, no desaprovechó la oportunidad para enviarle unas notas –al propio Aguilar Palomino, así como también a Napoleón Gómez Sada (padre)-, de quienes se refirió de la siguiente manera:


   En esa crítica, a los ojos de un jurista, pero también de alguien que, como muchos, no tenían una opinión afortunada hacia el gremio de los electricistas, forja un perfil que deja ver atributos y errores, sobre todo en el conflicto o la correcta falta de interpretación sobre las declaraciones que Aguilar Palomino hizo por aquellos días, y de la cual Gómez Sada, entonces dirigente del Congreso del Trabajo no estaba de acuerdo.

   Total, que conviene conocer sobre qué pensaban los dirigentes hace casi 50 años, cuando las condiciones eran totalmente distintas a las que hoy privan en un México que ha perdido toda capacidad de garantizarle a sus trabajadores el mejor de los bienestares.

lunes, 12 de junio de 2017

SOBRE ALGUNAS CONTINGENCIAS OCURRIDAS EN EL OTOÑO DE 1967.

CURIOSIDADES ELÉCTRICAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.


   Recientemente me había ocupado de un asunto inherente al malestar que clientes y empresarios habían mostrado, a raíz de los constantes apagones que se registraron en la zona centro, pero sobre todo en la capital del país durante el mes de abril de 1967. Sea como sea, el hecho es que poco a poco las cosas comenzaron a normalizarse.
   Es más, un desplegado que mandó insertar el Sindicato de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana el 27 de septiembre se puede leer lo siguiente:


   Durante ese mismo mes, los daños que habían venido ocasionando huracanes y temporales de magnitud muy importante, dejaron en muy malas condiciones buena parte de la infraestructura controlada por la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, S.A., así como de la Comisión Federal de Electricidad. Por tal motivo, hubo necesidad de que la propia Compañía de Luz emitiera el siguiente aviso, con fecha del 4 de octubre:


   Fue tal el conflicto que, en otra “Editorial” ubicada en el Heraldo de México del 3 de octubre, se dan a conocer una serie de opiniones que valen la pena conocerlas para ponernos en la realidad de contexto:


   Y dio la casualidad de que para el 19 de septiembre, y en El Sol de México apareciera una nota más, insinuante de un estado de cosas que finalmente no prosperó, pero en el cual se contaba con un caldo de cultivo surgido de diversas circunstancias en las que venían o estaban involucrando a la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (venía o estaba involucrada, serían las otras condicionantes). El texto de aquella insinuante colaboración fue “cabeceado” como sigue: “Reestructurarán la Cía. de Luz a Favor del País” (sic).
   No podía ser mejor la intención con que se exhibió aquel texto en el que, de entrada, se apunta: “La industria eléctrica será reestructurada en forma nacional, a fin de que todas las compañías subsidiarias, la Comisión Federal y la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, armónicamente conjuntadas, rindan mayores beneficios al país.
   Y sigue así:
   “Lo anterior fue afirmado por Jorge Torres Ordóñez, secretario del exterior del Sindicato Mexicano de Electricistas, quien dijo que la necesidad de esa reestructuración general ha planteado modificaciones de fondo en todas las dependencias de la Cía. de Luz y Fuerza del Centro”.
   Lamentablemente no podría confrontar el dicho de este antiguo dirigente, pues no cuento para ello con LUX. La Revista de los Trabajadores, publicación de la que actualmente estoy realizando un amplio trabajo de acopio y digitalización para alcanzar en muy poco tiempo la totalidad de su edición, desde 1928 y hasta nuestros días, con lo que para el próximo año llegará a sus primeros 90 años de vida.
   De regreso a este apunte del que se desprenden diversas opiniones, incluso se llegan a proponer los ocho puntos que establecía la empresa para culminar en aquella nueva imagen que se pretendía. Me parece apropiado que, para no extender una opinión equivocada o sesgada, sea preferible incluir a continuación lo que directamente aparece en la edición del 19 de septiembre, como ya se indicó. Hagan ustedes su propio balance.



   Quizá por todas esas razones, no es casual que también, a través de la prensa se emitieran diversos mensajes subliminales que, como los de esta “Integración Eléctrica” también se proyectaba a través de El Sol de México, justo en su edición del 16 de agosto de 1967. Es decir, que algún plan venía orquestándose para aprovechar y adelantarse al discurso que vendría con motivo de la conmemoración al séptimo aniversario de la “nacionalización de la industria eléctrica”. Es bueno recordar que quien dirigía este diario, era un importante capitalista, José García Valseca, a quien seguramente aquellas circunstancias en tanto gente de capacidad económica importante, aplicada al proceso industrial, le generaban un problema de gran magnitud al verse afectado, como uno más, en la garantía de mantener estables sus proyectos, que por entonces seguían siendo ascendentes.


   Desconozco al autor de esta interesante ilustración, pero presenta a un “Prometeo” moderno que, montado en un “carro triunfal” el que lleva en su cara principal el escudo nacional, se une con un solo brazo al tiro de cuadrúpedos que seguramente desplazan dicha pieza. Con la otra mano, sostiene el rayo y, en primer plano aparece un sistema de engranaje que refleja lo perfecto que puede ser su funcionamiento en la medida de esa armonía que semanas más adelante se intentó divulgar, aunque sin resultados favorables, como se puede entender al concluir la nota que daba a conocer las intenciones de reestructurar a la Compañía de Luz y Fuerza a favor del país.

miércoles, 31 de mayo de 2017

HECHOS OCURRIDOS HACE 50 AÑOS, CLARO ANTECEDENTE DEL ATAQUE QUE DESDE ENTONCES PERVIVIÓ EN CONTRA DE LyFC, ASÍ COMO DEL S.M.E.

EDITORIAL.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Por un hecho aparentemente cotidiano, de los que sucedieron en otras épocas, fue que se desató fuerte campaña en contra de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, S.A. (CLyFC., S.A., por sus siglas) Esto ocurrió exactamente a partir de cierto número de apagones que ocurrieron al mediar el mes de abril de 1967.
   La prensa, sobre todo aquella que estaba plegada al estado, publicaba notas verdaderamente agresivas en contra de una empresa que, en su opinión, no estaba dando el servicio correcto, de ahí que se destacara lo irregular que significaba prestar servicio a los entonces poco más de seis millones de habitantes con que contaba la zona centro del país (y más que la zona central, la sola ciudad de México, para evitar cualquier confusión).
   Desde el Sindicato Mexicano de Electricistas (S.M.E., por sus siglas), su líder el C. Luis Aguilar Palomino expresaba o justificaba que los servicios de la CLyFC., S.A. estaban muy lejos de ser los adecuados para “la zona que servimos, que ha crecido en número de consumidores y en consumo por servicio en forma considerable”. El hecho es que ante la frecuencia de “apagones”, además de que los usuario se veían seriamente afectado, estaba otro sector, el de los industriales, quien aprovechando aquel pretexto, arremetió contra empresa y sindicato.
   Varios reportajes de los que dio cuenta El Heraldo de México y que incluyo poco más adelante, dejan ver que se puso en marcha un dispositivo para generar entrevistas y de estas aprovechar los testimonios que dejaban sin pies ni cabeza a las instituciones destinadas al buen servicio de electricidad. Sin embargo, y como ya quedó apuntado, fueron los industriales que se aprovecharon de aquel síntoma en el que, desde 1966 “el Presidente Gustavo Díaz Ordaz pidió la reestructuración de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, con el objeto de que se pudiera mejorar los servicios al público y evitar perjuicios al país”. Por tanto, las denuncias que provenían del sector empresarial eran como una especie de dardos envenenados.
   Se decía en esas mismas páginas del periódico consultado

Añadió el Jefe de la Nación a los representantes de los trabajadores, qu deberían considerar con serenidad, con ecuanimidad, con equidad y justicia, las peticiones que formularan (se refería al cuadro de peticiones que significaba la revisión al Contrato Colectivo de Trabajo) y las contraproposiciones que hiciera la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, para que no olviden ni por un momento que lo que estamos discutiendo no es un negocio particular, sino una cuestión vital, importante, para grandes sectores del pueblo mexicano, para la tranquilidad, para el esfuerzo, para el trabajo, para la vida cotidiana de muchos de nuestros compatriotas que esperan que todos tengamos el suficiente sentido de responsabilidad para no crear un grave problema al país…

terminaba diciendo Díaz Ordaz.

   En una situación muy semejante a la que se vivió poco antes de la extinción de Luz y Fuerza del Centro (LyFC, por sus siglas) en 2009, la que se planteaba en 1967, parece tener cercanía y razones. Veamos.
   “Si la empresa no ha mejorado sus servicios, no puede tampoco quejarse de la carencia de dinero.
   “Como ya lo publicamos en días pasados, el gobierno del Presidente Gustavo Díaz Ordaz ha proporcionado a la Compañía de Luz y Fuerza del Centro más de 1,500 millones de pesos para la realización de nuevas obras.
   “Pero al parecer éstas obras han servido poco, ya que la ciudad está en peligro de nuevas interrupciones en el suministro de energía”.
   En todo caso, era el recurso que limitaba la expansión y mejora del servicio eléctrico y no otra causa, frente al crecimiento lineal que se estaba dando por entonces. La zona urbana, suburbana y conurbada en este espacio territorial de nuestro país, llegó a tener en aquellas épocas un aumento en población, así como del que se registraba directamente en nuevas zonas residenciales o industriales, que ante su desmesura, rebasaban las expectativas frente a los proyectos que la CLyFC., S.A. tendría que poner en marcha, sin afectar los servicios. Y en todo caso, quedaba claro que su imagen se deformaba pues no se puede dar de comer a diez bocas cuando hay 20 o 30 esperando lo mismo pero que esas 20 o 30 aparecieron prácticamente de la nada.
   Otra declaración vino directamente de parte del Lic. Héctor Barona de la O, gerente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA, por sus siglas) quien apuntaba sobre la gravísima amenaza que significa para la industria la posibilidad de quedar sin energía eléctrica en el momento menos pensado y, visiblemente molesto, puntualizó:
   “El suministro de energía es el único sistema de la República que rompe la unidad en los servicios”.
   En medio de toda aquella gama de declaraciones, vino en seguida la publicación de una “Editorial” en el propio Heraldo de México (véase 20 de abril de 1967), donde  manifestaba en lo general las “injustificables deficiencias de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro”.
   Dado lo reciente que implicaba la “nacionalización” (y que más bien debe entenderse como una “mexicanización”) de la energía eléctrica en 1960, “hubo razones para pensar que el funcionamiento de tan importante recurso económico, iba a mejorar visiblemente, pues al efectuar tal hecho el gobierno contrajo el compromiso con la nación, de dar a ese servicio un impulso que lo pusiera a la misma altura que el progreso de México requiere. Cierto es que la nacionalización de una empresa puede representar el desastroso peligro de su burocratización, pero si como entonces manifestó el propio gobierno se iba a dar a la vital provisión de luz y energía eléctrica, todo el desarrollo indispensable para satisfacer las demandas crecientes del país, hubo motivos para pensar que ese elemento primordial para la vida contemporánea, entraba en un nuevo cauce de desenvolvimiento y de mejores posibilidades de servir a México. Pero por lo que vemos a la fecha, prevaleció entonces la burocratización sobre la modernización; se antepusieron las pequeñas ambiciones de funcionarios de distintas categorías a los requerimientos justos e inaplazables de la vida económica, y nuestra populosa capital y una vasta e importante región que la circunda, han sufrido y sufren hasta la fecha las consecuencias de una situación, en la que sin querer ahondar ni hacer cargos individuales, es tema del comentario público que hay incapacidad en el manejo de la industria eléctrica (…)”
   Hasta aquí con ese severo juicio, en el que, por un lado, se destacan circunstancias propias e internas, tanto en la CLyFC., S.A. como en el S.M.E. Las aseveraciones demasiado sesgadas, así lo plantean, sugieren o insinúan. El hecho es que no dejaba de tener razón el editorialista en turno, aunque sin comprender que la CLyFC., S.A. como el S.M.E. son o eran, en tanto instituciones entes orgánicos que podrían tener buen o mal comportamiento, dependiendo esto de diversos factores. Uno de ellos, el principal se fijaba en las condiciones económicas o presupuestales de que disponía la empresa. Lo demás, se garantizaba a través de los compromisos establecidos entre ambas partes para obtener, por consecuencia un buen resultado. Y aun así, eso no era visible ni posible.
   Finalmente, en otra edición del mismo periódico consultado (la del 21 de abril de 1967) se llegó a afirmar que “La Compañía de Luz y Fuerza del Centro tiene un retraso de dos años en su programa de obras, lo que da como resultado que la ciudad de México se encuentre en una situación crítica pues están en peligro de sufrir apagones ya no solo de horas, sino de días.
   “Lo anterior fue informado ayer por técnicos de la propia empresa –de los cuales no daremos a conocer sus nombres para evitarles represalias- los que describieron una situación sumamente grave, de emergencia.
   “El problema es éste:
   “La Compañía de Luz y Fuerza del Centro tiene plantas que sólo generan el 20 por ciento de la energía que distribuye al público. El 70% restante es generado por la Comisión Federal de Electricidad, la que vende el fluido a la compañía a un precio muy bajo (efecto que siguió siendo utilizado hasta antes de la extinción. N. del A.).
   “El precio a que vende la energía la Compañía de Luz es caro; mucho más alto que el que se paga en las grandes concentraciones urbanas e industriales de los Estados Unidos. Esto solo es atribuible a una mala administración.
   “No se puede afirmar que haya escasez de energía: para la zona que cubre la compañía, se tiene una capacidad de generación de 2 millones de kilovatios, 100 mil más que la demanda que es de 1.9 millones de kilovatios.
   “Sin embargo, esa energía no puede ser utilizada adecuadamente, debido al retraso de dos años que tiene la Compañía de Luz y Fuerza del Centro en su programa de obras, principalmente en lo que se refiere a la construcción de nuevas subestaciones y la reposición de redes de distribución”.
   El reportero concluye con lo que parece representar era EL ORIGEN DEL PROBLEMA:

   Como se puede ver, es demasiado grave la situación de peligro en que se encuentra la ciudad de México. Interrogamos a los técnicos sobre el origen del problema.
   Les preguntamos si la interferencia sindical había provocado el problema. Ellos contestaron que en una mínima parte.
   ¿Se podía sospechar de una falta de capacidad técnicas de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro), preguntamos. Ellos contestaron que cuentan con técnicos de los más capaces del país.
   “La mafia del señor Garduño (se refieren al Lic. Eduardo Garduño, entonces nuevo Presidente y Gerente General de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, S.A.) tiene una gran culpa –señaló uno de los técnicos- porque no han dejado desarrollar los planes de quienes sí conocen la realidad del problema. Se ha integrado una especie de élite, de estado mayor de Eduardo Garduño y sus miembros que son los únicos que deciden lo que se hace, y los únicos que incluso tienen acceso a los planes generales de la empresa. Actúan, francamente, como si la Compañía de Luz siguiera siendo extranjera y no se hubiese convertido en una empresa de interés social”.
   “Un técnico llegó a afirmar: “Reconocemos que toda la ciudad está en peligro. Y haciendo una comparación con ciudades de los Estados Unidos y Europa, el problema de la ciudad de México es espantosamente grave”.
   “La energía la cobra cara la Compañía de Luz y Fuerza del Centro ya que por la concentración urbana e industrial a que presta servicio, el precio debería ser el más bajo de todo el país. Por otra parte, se han invertido más de 1,500 millones de pesos en los últimos tres años, en nuevas obras, según ha dicho Garduño.
   “Sin embargo, la ciudad de México se encuentra en una situación de emergencia”.
   He allí el quid del asunto. Al parecer todo para indicar que los propios administradores bloqueaban, y daban línea a lo que sí y a lo que no. Fenómeno aparentemente sintomático que pervivió y que luego, hizo agua en sexenios como los de Ernesto Zedillo, Vicente Fox hasta quedar eliminados para siempre, como sucedió en el infausto que le correspondió a Felipe Calderón.
   Para concluir, con estos datos, apenas una breve síntesis de lo que sucedía al interior de la empresa, pero que era el blanco del conflicto aquí ventilado, puede entenderse como uno más de los capítulos en que el estado fue cercando lentamente a este sector y ya, para 2009 terminó poniéndolo ante el paredón, entregándolo –en apariencia a C.F.E.-. Pero la realidad es que se le ponía, en charola de plata a los capitales extranjeros quienes todos, como en su propia casa, podían entrar y salir, pues contaban con la llave que había sido confeccionada con verdadero arte a partir de la Reforma energética y sus leyes secundarias. Hoy, ya lo vemos, su consecuencia aplasta a usuarios no sólo en términos de lo caótico que todavía arrastra la C.F.E. para emitir recibos correctamente, sino también en lo que respecta a otros elementos como el gas, el teléfono, la gasolina o el diesel, que ya decía, manejan a su antojo los capitalistas extranjeros.
   Gracias de veras por la llegada de esa Reforma energética y sus leyes secundarias. Pero el hecho es que han producido una grave afectación a los habitantes de este país, quienes seguimos padeciendo, y seguiremos, eso parecer ser el futuro, hasta en tanto no existan condiciones de una renacionalización, tal como estaba planteada en el ya inexistente art. 27 de la Constitución Política de este país, que por cierto, ¿cómo se llama?

   A continuación, tendrán ustedes oportunidad de leer íntegramente los textos aquí consultados y analizados.









   A lo mejor, todo esto se inscribe en el principio del fin para una empresa supuestamente "nacionalizada", a la cual fueron ahogando lentamente, hasta que fue necesario declarar la extinción.

domingo, 21 de mayo de 2017

¡VER PARA CREER!

EDITORIAL.
  
POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Los que se odiaban. Los que parecían estar arrancados de novelas donde los montescos y los capuletos habían jurado venganza unos sobre otros. De los más oscuros deseos, empujados por la brujería para acabar con el enemigo lo más pronto posible con pócimas, menjurjes y oraciones dichas quien sabe en qué lengua o idioma… el hecho es seguir respirando la estela de odios creada por partidos que en la vida pública se muestran opositores declarados a muerte… pero que en lo privado son capaces de lo que ahora ya es público y notorio:

Captura de La Jornada, con fecha del 20 de mayo de 2017.

   Así que como chisme de vecindad, podríamos decir que ¡ya se supo!
   Y es que sin haberse mordido la lengua, se ha podido observar el amor declarado en algo que es de no creerse. Corren tiempos en que uno debe desconfiar hasta de su propia sombra, y miren nada más en que terminan las cosas.
   Si este es el preámbulo para un episodio como el de las elecciones presidenciales en puerta (2018-2024), me parece que quienes tendremos que fijar nuestro posicionamiento con rigor y dignidad seremos los ciudadanos, esos personajes que la clase política, ahora presumiendo el nuevo maridaje, pretenderá usarnos para “ganar votos”, y “confianza” para un futuro mejor.


21 de mayo de 2017.

viernes, 19 de mayo de 2017

ELENA PONIATOWSKA, UNA CELEBRACIÓN MÁS.

PERFILES DE LUZ, O GALERÍA DE PERSONAJES. RESEÑAS PUBLICADAS EN EL BLOG: LUZ y FUERZA DE LA MEMORIA HISTÓRICA.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Hasta donde tengo entendido, Elena Poniatowska no ha tenido un posicionamiento específico sobre el que ha sido, desde 2009, ese penar para quienes conformamos la comunidad de electricistas afectados por la extinción de Luz y Fuerza del Centro, ocurrida en aquel oscuro mes de octubre. Lo anterior, con objeto de tenerla como una más, aunque sabemos que en espíritu es una aliada cabal. Sin embargo, considero que por su sola condición como escritora afecta a este tipo de circunstancias, no sea ajena al sentimiento que hemos enfrentado todos, sin excepción ni distingo, y donde cada uno de nosotros nos vimos forzados a decidir diversos y complicados destinos a partir de aquella injusta medida aplicada por el estado, tan lamentable como los pasos que se siguieron para concederle lugar de privilegio a la iniciativa privada, a través de la Reforma energética y sus leyes secundarias.
   Hoy, 19 de mayo está cumpliendo años tan reconocida señora de las letras que para eso, este blog no es ajeno al sumarse a la enorme cantidad de reconocimientos de que ha sido motivo, pues no en balde, su trabajo y su quehacer, son la digna evidencia de todo ese tiempo dedicado a su vez a tan digna labor como lo es el de la escritura, su pensamiento y su reflexión. Por tanto, y para sumarnos al homenaje, este blog hace acto de presencia acompañando las presentes notas con un curioso registro periodístico, aparecido en sección de sociales, allá por 1967, y que rememora la presentación de uno más de sus célebres trabajos: Liluz Kihus.  Pero además ya estaba cobrando fama con ese otro libro Todo empezó el domingo, ilustrado por quien fue uno de los artistas que también dejaron huella en LUX. La Revista de los Trabajadores. Me refiero a Alberto Beltrán. El libro, salió bajo el sello del Fondo de Cultura Económica. Poco tiempo después consolidaría su quehacer con una obra emblemática: La noche de Tlatelolco, alentado por ediciones ERA.
   ¡Felicidades Elenita!

El Heraldo de México, edición del 6 de junio de 1967.

sábado, 13 de mayo de 2017

HAZAÑAS ELECTRICISTAS (II).

LA LUZ y LA FUERZA DE UNA FOTOGRAFÍA. IMÁGENES HISTÓRICAS PUBLICADAS EN EL BLOG: LUZ y FUERZA DE LA MEMORIA HISTÓRICA.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

HAZAÑAS ELECTRICISTAS (II).

   De hecho, ya había publicado una primera entrega allá por octubre de 2014 (véase: http://kilowatito2009.blogspot.mx/search?q=haza%C3%B1as+electricistas).
   En esta ocasión, traigo hasta aquí otra imagen que reúne los mismos elementos de intensidad que pueden apreciarse en la entrega de estos dos antiguos compañeros, seguramente pertenecientes al departamento de distribución, y quienes realizan las labores de mantenimiento, necesarias para el buen flujo de la electricidad.

Imagen que se encuentra en la portada de LUX. La Revista de los Trabajadores. año V, marzo de 1932, N° 3. Cortesía de Jorge Herrera Ireta.

   Pero hay varias cosas que llaman la atención. Como telón de fondo tenemos el “esqueleto” del que hoy día es el monumento a la Revolución, y que desde los tiempos del porfiriato se destinó como espacio para la Cámara de Diputados que había dispuesto el Gral. Porfirio Díaz en la última etapa de su “dictadura”. Esto ya no pudo ser por causa de la revolución. Pasaron los años y el recubrimiento a esa obra aún no se consumaba. Así que estamos en el año de 1932. También es posible apreciar la forma en que estos “linieros” laboraban sin contar para ello con la ropa de trabajo apropiada haciendo el resto a “pelo”, es decir sin contar ni siquiera con guantes. Es decir, posiblemente la línea estaba “librada”, lo que significa el hecho de que no llevara corriente y con ello, el riesgo inminente de una descarga eléctrica. Se observa que el poste donde están sujetas una serie de abrazaderas y crucetas es de madera, como los telegráficos que por esa razón se colocaron para diferenciar el tipo de cables a colgar, y porque el de madera también tiene algunas virtudes de aislamiento.
   El trabajador de la izquierda, quien usa además una bandola lleva su infaltable abrigo u el sombrero, muy a la moda, por cierto. Retiene el cable que el otro compañero ya tiene listo para realizar algún entorchado o unión y con eso tener seguro el resto de la instalación en esa reparación.
   Es posible que se observen muchos otros más detalles, pero el hecho es que la fotografía, un montaje al fin y al cabo, presenta, en su parte inferior la posibilidad de que con esa demostración del trabajador electricista, la ciudad contara, ya en la penumbra con la luz suficiente para continuar realizando labores nocturnas, gozando para ello del alumbrado pertinente que el espacio urbano de aquel entonces necesitaba.

   Vaya nuestra admiración por las labores que por años realizaron los trabajadores de la que por entonces era la Compañía Mexicana de Luz y Fuerza Motriz, S.A.

UN DÍA COMO HOY… 14 DE MAYO PERO DE…

EFEMÉRIDES DE LUZ Y FUERZA DEL CENTRO…, Y TAMBIÉN DEL SINDICATO MEXICANO DE ELECTRICISTAS. UN DÍA COMO HOY… 14 DE MAYO PERO DE…

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

UN DÍA COMO HOY… 14 DE MAYO PERO DE… 1927: Luego de las gestiones realizadas para adquirir la casa ubicada en la calle de Colombia N° 9, en el centro de la ciudad de México, por la cual se pagaron $30,000 plata, y acondicionado este para los fines que se seguían, fue realizada la toma de posesión del mismo, realizándose también la ceremonia de inauguración oficial, con lo que desde esa fecha se convirtió en la sede del Sindicato Mexicano de Electricistas, primera agrupación obrera del D.F. que adquiría un edificio propio.

Calle de Colombia N° 9, en el centro de la ciudad de México hacia 1927.

   A la inauguración asistieron en Sr. W. H. Fraser, Gerente General de la Compañía, y todos los altos jefes de la misma. Fraser, tuvo a bien facilitar los $30,000 pesos sin rédito alguno. Por tal motivo, se formó una sociedad con el título de “L. M. Guibara y Cía., Scs., S. en C” la cual facilitó los treinta mil pesos, sin rédito alguno, estipulándose que el Sindicato abonaría $500 mensuales hasta la total solución de la deuda; libertad de aumentar dichos abonos; autorización para hacer las obras y ampliaciones convenientes siempre que aumenten el valor de la finca; concesión de cuatro meses de plazo, por si, en cualquier circunstancia imprevista, no hubiera posibilidad de pagar; si por causa de una desorganización o asunto de índole parecida, no hubiera posibilidad de pagar y, por tanto, tuviera que venderse el edificio, la sociedad L. M. Guibara podría hacerlo, devolviendo al Sindicato las cantidades que hubiera abonado a cuenta del mismo, y si el precio de venta fuera mayor, la diferencia, deducidos los gastos, se entregaría igualmente al Sindicato; dichas cantidades se entregarían al Comité en funciones, previa autorización de las tres cuartas partes de los agremiados, dada por escrito; finalmente, pagada totalmente la suma de $30,000, el edificio pasará a poder del Sindicato, el que, previamente, necesita adquirir su personalidad jurídica. Estas son en extracto las cláusulas del convenio privado firmado entre la sociedad L. M. Guibara y el Sindicato, representado por todo el Comité y las Comisiones que fungían durante el año de 1927.
   La alegría y el entusiasmo en aquella inauguración fue desbordante, y a pesar de lo amplia que era la casa, fue pequeña para dar cabida a la inmensa cantidad de compañeros que en esa noche estuvieron reunidos, celebrando con vibrantes y significativos discursos un acto en el que se daba una prueba palpable de la posibilidad de que exista la armonía entre el capital y el trabajo; basta que por una y otra parte, haya una mutua comprensión, lográndose así alcanzar altos fines. Dicho recinto, se ocupó hasta el 14 de julio de 1941.

UN DÍA COMO HOY… 14 DE MAYO PERO DE…1961: En atento oficio del 14 de este mes, el H. Ayuntamiento del Municipio de Juan Galindo, Nuevo Necaxa, Pue., manifestó a la Empresa que en acuerdo celebrado el día 8 de este mismo mes, el citado H. Ayuntamiento tuvo a bien aprobar el cambio de nombre del Campamento conocido por Jacksonville, por el de “Colonia Morelos” que se considera más apropiado. En este campamento se encuentran construidas casas-habitación propiedad de la Compañía, que son habitadas por trabajadores de esa División.

UN DÍA COMO HOY… 14 DE MAYO PERO DE…1985: Se firma un convenio de delimitación de zonas con Luz y Fuerza del Centro, pasando las zonas de Michoacán y Guerrero a la administración de CFE. La influencia de LyFC se redujo en más del 50% de su extensión original.